domingo, 27 de abril de 2008

LA DELGADA LÍNEA AZUL Y LA ÉTICA

Hay una delgada línea azul, casi invisible pero que existe y divide el mundo de la política del mundo de los negocios. O se está en el servicio a los demás o se está en el lucro personal. Esta línea no es tan clara ni peligrosa cuando uno se dedica a negocios que no tienen conexión con el mundo de la administración. Pero desafortunadamente estamos demasiado acostumbrados a ver a gentes que tras su paso por la política y la administración es fichada por empresas que se dedican precisamente a negocios en los que el sector publico tiene mucho que ver. No nos engañemos, cuando una empresa privada ficha a un político o ex político no suele hacerlo por sus habilidades como gestor o capacidad de trabajo, lo que esta tratando de comprar es su agenda y sus contactos.
Si nos referimos al caso Jauregi, vemos claro como un joven que ha sido alcalde es fichado por una empresa constructora, es decir, cruza la delgada línea azul, vamos a suponer que en esa nueva actividad ha demostrado ser un genio de las inversiones y las finanzas (aceptemos pulpo como animal de compañía), pero una vez cruzada la línea ya no hay marcha atrás, diste el paso,y no puedes volver sobre tus pasos, abandonaste el servicio a los ciudadanos para negociar con ellos.

Y si cruzando no se puede volver atrás, ¿que decir de aquellos que pretenden mantener un pie en cada lado de la línea?. Invito a los lectores a pensar un poco, seguro que a todos se nos ocurren varios nombres de esos que tienen un pie a cada lado.

Algún sabio dijo que la política es la mas noble de las actividades humanas, y no le faltaba razón, no existe actividad mas noble que dedicarse al servicio de los demás, incluso cuando no se obtenga reconocimiento con ello, pero esa actividad deja de ser noble y altruista cuando se mezcla con el interés personal de lucro. Y no se confunda falta de interés por el lucro con voto de pobreza, los políticos deben de tener plena dedicación y un sueldo que les permita vivir bien y no tener que preocuparse por su economía ni tener que buscar ingresos extras. Los americanos dicen que un político pobre es un pobre político, pero por la misma razón debemos decir que un político que se hace rico durante su actividad o a raíz de ella es un político que huele a podrido.

1 comentarios:

Blogger FÍGARO ha dicho...

Cualquier Vice-Consejero que se precie al terminar su cuatrienio en la cosa pública, se monta un "Consulting" de tronío para rentabilizar los contactos hechos, tanto en Lakua como en el Mercado.

¿El objeto del consulting? Pues hacer de "conseguidor" una especie de tráfico de influencias más o menos disimulado y disfrazado tras la forma de informes, peticiones, solicitudes de subvenciones, y demás expedientes administrativos.

Hay empresas de servicios muy conocidas cuyo principal (casi único) cliente es la Administración: Ingenierías, Asesorías, Estudios de Mercados, Estudios de Viabilidad, Despachos de Abogados Administrativistas, Ambientalistas, etc.

Es frecuente incluso que los profesionales pasen de uno de esos gabinetes a la Administración, y luego retornen al gabinete, así, sin despeinarse.

La Diputación Foral de Álava tiene subcontratados permanentemente servicios tan típicos y necesarios como el Catastro, o la propia Agencia Ejecutiva. La Hacienda Vizcaina este año ha subcontratado con una empresa externa toda la campaña de la Renta 2007, lo que entre otras cosas significa que todos los datos confidenciales de los contribuyentes vizcainos van a estar en manos de una empresa privada. ¿Que ocurrirá si algunos de esos datos acaban, digamos, en "el otro lado" y fundamentan alguna de esas simpáticas cartitas petitorias que reciben nuestros empresarios?

Tanto en Lakua como en las Diputaciones, la mayoría de los funcionarios de alto nivel (Y hablo de funcionarios, no de cargos públicos) no realiza su trabajo propiamente dicho, sino que "subcontrata" la realización del mismo a una empresa externa. Los departamentos de arquitectura o de carreteras o de obras hidráulicas no diseñan ni dibujan ni calculan, ni tienen delineantes: Todo se subcontrata a Ingenierías, y eso incluye la misma realización de los Proyectos, no solo la ejecución posterior de las obras.

Incluso los propios funcionarios jurídicos con la excusa de la "especialización" acaban derivando informes, contratos y juicios a despachos de compañeros de carrera, en los que luego el mismo funcionario por las tardes mete alguna que otra horilla para redondear su sueldo. Quizá algunos tramitan en esas horas lo que no han hecho de su propio trabajo, en su jornada en el Gobierno.

Al final, la actividad de los altos funcionarios no es trabajar, sino "repartir juego" entre empresas que mas tarde les deberan favores. Y los políticos que al fin y al cabo son los que tienen las llaves de la caja de caudales, pues mucho peor.

El último año de toda legislatura para un Cargo Público consiste en prepararse para "El dia después".

En Lakua algunos llevan así ya dos años. Ya se sabe: Hombre prevenido .....

30 de abril de 2008, 16:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal